miércoles, 16 de marzo de 2011

¿EDUCAR?... ¿PELEAR?


Las cruzadas consistieron básicamente en que personas que decían ser cristianas atacaban, herían y mataban en nombre de Dios, que es Amor, a personas que decían ser musulmanas y que a su vez les atacaban, herían y mataban en nombre de Alá, que es Amor. Es decir, en nombre del Amor, las personas estaban en guerra y en constante odio. Una locura, vamos. Eso nos parece ahora cuando vemos películas o leemos libros sobre el tema. En nuestras vidas eso ya no sucede. Ahora no nos matamos... la mayoría de las veces. Ahora sabemos que aquella gente no sabía lo que hacía. No sabían lo que era Dios, no sabían lo que era el Amor. Estaban en guerra, pero no sabían por qué. Utilizaban palabras para intentar dar una explicación a su locura y hablaban del bien y del mal, del honor, de la verdad,... del respeto.
Curiosamente, esas palabras se siguen usando. En nuestra vida diaria no hay ejércitos que combaten con espada y escudo, pero ¿hay paz? ¿Alguna vez has sentido que estás "a la defensiva"? o que por parte de una o varias personas sientes que se te "ataca"? ¿Eres consciente de que estás en guerra? Vivimos en una guerra constante, pero no nos damos cuenta. Lo hacemos de forma inconsciente. Y solo siendo conscientes podemos salir de ella.
Miguel Ruiz, en "El Quinto Acuerdo" escribe:

Nunca seré yo quien escriba tu historia, del mismo modo que nunca permitiré que nadie escriba la mía. Respeto tu mente, tu sueño, tu creación. Respeto cualquier cosa en la que creas. Te respeto cuando no trato de decirte cómo vivir tu vida, cómo vestirte, cómo andar, cómo hablar, cómo hacer lo que sea que hagas en tu reino. Tan pronto como intente controlar tu reino, dejaré de respetarte y entonces iniciaremos una guerra por el control sobre tu reino.

Si yo trato de controlarte a ti, en ese intento de controlarte, pierdo mi libertad. Por consiguiente, mi libertad está en dejarte ser lo que quieras que seas, lo que quiera que quieras ser. Cambiar tu realidad virtual no es mi trabajo. Mi trabajo consiste en cambiarme a mí mismo(a).”


Cada persona crea su vida, que es su historia, su reino. ¿Cuántas veces invadimos el reino de otra persona en nombre del amor? ¿En cuántas guerras andamos todos los días? ¿Cuántas veces atacamos el Ser de nuestras hijas, de nuestros hijos, en nombre de un Dios llamado "es por su bien"?


3 comentarios:

Juan Carlos Levio dijo...

Que interesante lo que escribes amigo.
Un saludo.

Noemi dijo...

Paso visitando su blog, reciban muchas bendiciones en e nombre de Jesús.
Mi blog www.creeenjesusyserassalvo.blogspot.com

http://lugares-viajes-turismo.blogspot.com.ar/ dijo...

Thanks!